Optar por la originalidad o ser fiel a tu día a día. Son las dos opciones que se pasan por tu cabeza cuando tienes que decidir cómo peinarte el día de tu boda. Pero a este pequeño dilema se une otro más, ¿cuál encaja mejor con el vestido? Porque el tipo de escote determina el peinado con el que se puede exprimir al máximo el look.
 

Cuadrado

Los recogidos trenzados resultan perfectos para quienes buscan un estilo bucólico y juvenil ya que estilizan la zona del cuello. A modo de corona, son muy favorecedores para los rostros ovalados.
FOTO 112

En V

Realza las curvas marcando la cintura y afinando la silueta por lo que genera sensación de verticalidad. Una melena suelta con ondas al agua acompañada de un tocado, una corona de flores o una diadema será la mejor decisión.
FOTO 113

Escote barco

Delicado y ultrafemenino, es ideal para las más románticas. Para este tipo de vestidos, nos sugieren un recogido semi-estructurado en la parte posterior trenzado en forma de “chignon” para realzar el escote, consiguiendo una cascada de cabello para un resultado muy natural.
FOTO 114

Palabra de honor

Es el más recurrente en lo que a vestidos de novia se refiere y el que más posibilidades admite. La recomendación de los expertos es recoger el cabello en la zona baja para dar un efecto de mayor altura y resaltar visualmente la zona de cuello y escote. Eso sí, nada de recogido pulido, deja unos mechones sueltos en la parte frontal para un efecto más relajado.
FOTO 115

Cerrado

Para las que buscan algo clásico, elegante y sofisticado, nada como los cuellos redondos o a la caja. Un recogido casi arquitectónico y versátil que deje despejadas las facciones y resalte la imagen del vestido será la mejor opción para crear volumen en la coronilla y estilizar la silueta.
FOTO 116