La gabardina es una prenda de vestir impermeable, de manga larga, que cubre el cuerpo hasta la rodilla, va abierta por delante y se pone sobre otras prendas para protegerse de la lluvia o el viento.

Al usarse sobre otras prendas debemos de tomar en cuenta que al probárnosla debe ser lo suficientemente holgada para cubrir la ropa cotidiana y lo suficientemente justa para abrigarnos.

Deberá de ser de tela resistente e impermeable, de lana o algodón, trama o corte en diagonal o con diferentes consistencias; puede ser ligera, abrigadora, ajustada, con volumen o diseño, pero lo más importante es que nos resguarde de la lluvia.

La gabardina básica es la de color beige con presillas en los hombros, solapa marcada, cinturón a la cintura y en los puños, con forro, largo a la rodilla y doble botonadura.

Está prenda imperdible que combina con tonos neutros, mezclilla, leggins, falda, vestido o traje sastre. Es un básico en nuestro guardarropa que difícilmente pasará de moda.

Con ella podemos vernos casuales o formales según la combinemos y es recomendable tanto para para ellos, como ellas. Así que puedes invertir en esta prenda un poco más.

Si eres alto atrévete a llevar una gabardina a medio tobillo, que te cubrirá mejor de las inclemencias del tiempo y te hará lucir elegante.

Están las transparentes para una prenda de temporada, son más ligeras y versátiles a la hora de llevarlas, casi como impermeables, pero con diferentes diseños y estampados.

Las de piel son muy elegantes y tendrás que hacer una mayor inversión, así como su cuidado. deberás cuidar que no se queden mojadas y con un paño seco quitar el exceso de agua y dejarlas en un gancho o perchero de madera secar.

Las de charol en colores pastel como azul claro, rosa o el que más te combine, pueden traer variedad y frescura a tu guardarropa.

Puedes optar por una de cuero, en un diseño de vanguardia que no lleve muchas costuras, y se entalla al cuerpo, que señale la cintura.

Lo anterior porque al ser una prenda de textura con mayor cuerpo, debemos de aprovechar para que se destaquen más las líneas del cuerpo y cuidar que no tenga muchos detalles que nos puedan aportar volumen donde no queremos.

El cuero al ser una textura más rígida nos puede hacer ver con más volumen.

La pana también es una textura de tendencia este año, esta tela tiene la cualidad de ser muy abrigadora, aparte de protegernos de la lluvia también nos hace mantener el calor corporal.

Es una textura que comunica cercanía y para outfit más relajados y casuales.

El ante o gamuza, es un tipo de piel curtida muy suave, se usa por la parte trasera o interna de la misma, la podemos encontrar sintética.

Podemos encontrar de diferentes diseños y calidades de ante, con la ventaja de ser impermeable, sin brillo, elegante según su diseño y muy suave al tacto, para los que nos gustan las texturas.

Si optas por una gabardina de temporada, puedes dar color, textura y diversidad a tu guardarropa así que no es tan transcendental que se dé precio excesivo.

Las brillantes son una opción, solo recuerda que lo que brilla da volumen, así que prefiere las que tengan diseños con rectos marcados y que no sean con holanes o detalles que aumenten la dimensión.

Si eres de estatura petit, mujeres de 1.50m u hombres de 1.60m, opta por un largo a la mitad de la rodilla para que sea más favorecedor visualmente.

Si eres delgado puedes usar las de botones en dos líneas sin ningún problema, pero si eres llenito prefiere las de una línea de botones o cierres al frente.

Abrocha por la parte de atrás el cinturón para dar mayor énfasis y marcar la cintura.

Prefiere las de diseños más simples o sobrios para evitar mayor volumen.

Puedes usar las que tienen capucha removible con botones o cierres ocultos en el cuello para los días muy lluviosos.

Los cuadros siguen de temporada, pero si quieres algo más clásico recuerda que los colores neutros como negro, gris, azul marino y tus tonos favorecedores, te ayudaran por más tiempo.

Abrígate bien y disfruta los días lluviosos.