Tanto Apple como Louis Vuitton son compañías líderes en el valor de marca dentro del mercado de lujo y tecnológico, según datos de Millward Brown y Brandirectory.

Las colaboraciones creativas han llevado a marcas como Blackberry asociarse con cantantes como Alicia Keys. Puma lo ha hecho con Rihanna y Adidas con Kaney West.

Esta lista colaborativa es constante cuando del lado de las marcas de lujo vemos que Gucci se asocia con artistas como Ghost o Louis Vuitton con Takashi Murakami en conceptos que trabajan sobre el diseño original de las prendas y accesorios de estas marcas.

Pero cuando se trata de colaboraciones creativas con personalidades del diseño, las marcas no dudan en recurrir a los mejores, tal como ocurrió con Puma y su colaboración con el diseñador Philippe Starck y ahora Louis Vuitton con Marc Newson, diseñador de Apple.

Anteriormente Apple ya había colaborado con marcas como Hermès, para el lanzamiento de una versión exclusiva de su Apple Watch y ahora la relación se invierte al ser otra casa de moda francesa la que recurre con uno de los personajes de la firma tecnológica, para elaborar una colección exclusiva de equipaje, uno de los accesorios con mayor exposición de imagen cuando son vistos en celebridades en su arribo a los aeropuertos, convirtiéndose este en un escaparate publicitario único que ninguna marca está dispuesta a desaprovechar.

De hecho otras marcas como Samsonite en su momento recurrieron a diseñadores como Alexander McQueen, en la elaboración de una colección especial que consistió en una peculiar maleta con la forma de costillas humanas.

Cifras de Frost & Sullivan y Samsonite estimaron que las ventas registradas por el mercado retail de equipaje fue de 31.62 mil millones de dólares a nivel mundial durante 2015, cifra sumamente estimulante para que las marcas de lujo realicen colaboraciones en donde el diseño funciona como el gran diferenciador de marca, que se fortalece cuando se asocia con la marca personal de los diseñadores, haciendo que estas colecciones especiales sean una experiencia que los consumidoresearly adopters buscan vivir.